La Balastra

El proyecto en la Balastra es un buen ejemplo que nos muestra como se iluminaban antes los locales comerciales, con criterios discutibles y sin prestar la mínima atención al consumo.

La instalación que retiramos consistía en innumerables bombillas G9 de 50W repartidas por el techo. Se supone que el diseñador quería imitar un cielo estrellado, pero se olvidó de que las bombillas tipo G son tremendamente ineficientes, consumen 50W para dar un bajo rendimiento lumínico y tienen una vida útil muy baja fundiéndose con mucha frecuencia.

Nuestra conversión a LED, pasó por eliminar algunos puntos de luz para concentrarlos en empotrables standard de dicroicas.
Dado que buscábamos un buen aumento de luz, pero con estilo focal para acentuar las exposiciones, usamos empotrables direccionales y bombillas Serie External de 10W combinadas con Serie Dicroic de 8W.

Así, reducimos el consumo más del 80% y conseguimos una iluminación más acorde con una tienda de decoración.